συνΎπαρξη

Δίκτυο Κοινωνικής Αλληλεγγύης και Ψυχολογικής Υποστήριξης

Desde el Corazón

Nos preguntamos.
¿Cuál es el elemento que mantiene nuestro mundo en pie? Y mientras nos preguntamos honestamente, nuestros corazones ya han dado la respuesta. El amor es la gota que colma el vaso del odio. Tan solo una pequeña gotita, es suficiente, y así el mundo entero mantiene su equilibrio. El combustible para el viaje hacia el jardín mágico de la vida no es el dinero. Se trata de una sencilla gota. Siempre ha sido y siempre será así.

La tierra se mueve por amor

Y, sin embargo, este mundo todavía lucha contra su principio básico. Un mundo en contra de sí mismo. Un niño ciego que perdió su camino hacía la etapa adulta. Y se asusta, y se divide, y explota, y está celoso, y domina, y mata legalmente, y mata ilegalmente, y sigue siendo ambicioso, y sigue estando asustado y llora indefenso. Y quiere dar un paso, pero no sabe cómo. Un grupo de personas, diferentes entre nosotros, y similares, como las gotas del amor, nos reunimos para atrever a hacer justamente eso. Para apoyar a las personas a las que ni siquiera se les ofrece la posibilidad de sostenerse ellos mismos, ni tan sólo de una manera precaria.

Más allá de la ideología, ya que estamos hartos de ellas, y porque todas fracasaron, sin excepción. Lejos del dinero, la culminación de este fracaso. Nuestra única arma es una disponibilidad vital y pura. Estamos aquí para apoyarnos entre nosotros.

Y quien no sabe eso participa, pasiva o activamente, en la creación de la crisis que es en realidad  algo artificial. No estamos en contra de aquellos que no lo saben, sólo estamos a favor de todos. Y quien está a favor de todos, está principalmente y siempre a favor de los más necesitados. Un puñado de personas que estamos tratando de caminar junto con los asteriscos de la historia, con sus letras pequeñas en un margen invisible, con nosotros mismos. Con la persona sin hogar,  el desempleado, el extranjero, el niño en el semáforo, la madre maltratada, el que le maltrató. Tratamos de encontrarnos allí, en las fronteras vecinas. No queremos ser salvadores, ni limpiar nuestra culpa. Con plena consciencia de que cuando existe el margen fuera de nosotros, existe  dentro de nosotros también. Somos psicoterapeutas, psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales y consejeros de salud mental  intentando romper nuestros roles. En un intento de ofrecer nuestros servicios, conocimientos y experiencia adquirida en los diferentes trayectos vitales de cada uno de nosotros, y ponerlos a disposición de todos los que ni siquiera se atreverían a pensar incluso en acceder a tales servicios. No como especialistas. Más bien de igual a igual, como una persona cualquiera dispuesta a entablillar un hueso roto. El conocimiento no cuenta aquí, a pesar de que conserva su valor. Sólo cuenta aquella gotita que desborda el vaso. La salud mental no es un lujo. Es pan y agua.

Es para todo el mundo.

Tenemos mucho que aprender y todo lo que sabemos lo aprendemos cada día desde el principio. Así que vamos a enfrentarnos al reto y a participar en el juego. Con alegría tranquila y animada y seria a la vez. Esa alegría no debe considerarse un bien de lujo. Es pan y agua. Es para todo el mundo. Sólo entonces la gente va a dejar de temer el día de al crisis final, o de cualquier ya sea pequeña o grande.

Cuando sepa como dar vueltas  para todos.

Cada vez que las “crisis” ponen al amor entre la espada y la pared, él siempre encuentra la salida de emergencia. Seamos esa salida. El amor es un arte,  y por lo tanto vive de la inspiración. Y para nosotros inspiración no es algo nuevo, sino algo verdadero. Buscamos caminos auténticos donde no hay odio, ni dinero, ni envidia, ni imágenes falsas, ni divisiones, ni ideologías, ni dolor, ni miedo. Son caminos límpios y claros como el cielo. Sean nuevos o viejos. Esta meta no depende del resultado, depende de la disponibilidad.

Las probabilidades están en cada caso a nuestro lado.